PATXI URKIJO. UN CINEASTA BAJO EL OBJETIVO

Imagen 

Con la mirada limpia e inquieta y con ese brillo de quien observa la vida desde otros ángulos, Paxti nos ofreció una interesante conversación en la que la sonrisa afable acompañaba su interesante relato, mezcla de ilusión, inagotables ganas y retazos de la historia de nombres que han hecho leyenda.

 

Patxi Urkijo cineasta y profesor de audiovisuales en la facultad de Bellas Artes de Bilbao, cursó su carrera en una de las primeras promociones de la UPV.

Una promoción fundamental para el mundo del arte porque fue un momento en el que se produce la vuelta de los artistas vascos en el exilio y en el que el arte y la cultura recobró la libertad. Uno de esos artistas que marco los inicios de Urkijo fue el escultor Oteiza que solía pasar muchas horas en la universidad compartiendo sus ideas y pensamientos sobre el arte, siempre desde un pensamiento muy critico.

-¿Influyó la necesidad de libertad de la época en aquellos inicios académicos?

Algunos de nuestros profesores se formaron en  cinematografía en la Universidad Libre de París y nos embebía en sus conocimientos.

En 4º de carrera mi tutor era Imanol Uribe que ya había comenzado a rodar sus primeras películas. Fue un profesor que dejó que fluyera fluir nuestra creatividad como un torrente.

-¿Qué destacarías del panorama artístico de aquella época?

Fue una época en la que bullía mucha efervescencia porque existían muchos conflictos y a la vez mucha creatividad. Se trató de conseguir descentralizar la industria cinematográfica existente en Madrid, con el objetivo de que Gazteiz acogiese una importante industria cinematográfica pero aunque se rodaron por aquel entonces importantes películas en Euskadi no se fraguó el objetivo, porque no tenemos demasiados fondos presupuestarios para lanzar un proyecto de producción cinematográfico independiente. Esta práctica sucede en todos los lugares, lo mismo en EEUU, está el mercado cinematográfico focalizado en Hollywood a pesar de su guerra con NYC.

-Bilbao ha sido un gran plató cinematográfico ¿Por qué crees que es debido?

Desde los años 70 Bilbao ha sido una ciudad enormemente dinámica en lo referente a la cultura y la creatividad. Bilbao es una ciudad con importante tradición de apertura hacia el exterior y este carácter abierto de Bilbao y  su puerto siempre nos ha beneficiado.

Tenemos importantes nombres cinematográficos en Bilbao como Pedro Olea, Alex de la Iglesia o Enrique Urbizu, que aunque ha llevado una carrera más discreta cuenta con un gran conocimiento he importantes películas. Es un tío muy generoso, muy buena persona y que da muchas oportunidades a los demás. Un hombre de una actitud muy positiva.

Imagen

 

-¿Cómo definirías tu género cinematográfico?

Desde mi vocación de Bellas Artes todas mis películas son de cine experimental, lo que ocurre que siempre me ha llamado la atención el cine de ficción más que la video-creación. Tratando de buscar una identidad diferencial . Esto es culpa de Oteiza que siempre me decía: ”Patxi las películas son como la respiración de la madre cuando eres el feto, respiran” aunque hoy todavía sigo pensando qué quería decir con esta frase.

-Hoy presentas en Bilbao Centro “La Hija de la Muerte” ¿Cuál es la trama argumental de la película?

Tenemos dos tramas fundamentales que convergen entre sí, por una parte tenemos un sacerdote que padece una enfermedad y le está cuidando un amigo por orden del obispo y por otra parte un matrimonio joven. Ella es una trabajadora de una revista de fenómenos paranormales con continuos sueños y pesadillas  recurrentes. Es  una película para ver sin prejuicios.

 Patxi Urkijo con parte del elenco: Imagen

-¿En qué te inspiras a la hora de hacer tus películas?

Mi inspiración se nutre desde mis filias cinéfilas hasta mis propias experiencias, me gusta realizar mis películas en bilingüe o íntegramente en euskera, sobre todo por la Torre de Babel que representa.

-¿Qué es para ti el Cine Vasco?

El cine vasco es aquel que esta producido íntegramente en Euskadi y con medios humanos del País Vasco. El cine es un sistema de comunicación como tal y  Jon Intxaustegui y Oteiza siempre nos proponían que  nuestro cine debe tener unas claves de identidad y reconocimiento inmediato. Yo llevo 30 años tratando de encontrarlas y hasta el día de hoy no lo he conseguido.

A partir de ahora vendrán cineastas a reflejar la situación social actual tal y como ocurrió a finales de los 70s principios de los 80s.

Es deber de todos nosotros para mostrar nuestra realidad social. Cada uno lo hará desde su propio punto de trabajo habitual, desde un punto comico riéndose de nosotros mismos, de un modo trágico o de un modo mas comedido. Pero creo que es fundamental que se hable de este momento actual en el cine.

Imagen

-En tu larga trayectoria de profesor de audiovisuales de la UPV ¿cómo has visto la evolución de los alumnos y alumnas durante estos años?

La evolución ha sido implacable. Mis primeros alumnos tenían muchísima ilusión conocimientos fotográficos pero mucho desconocimiento del medio, así que de alguna manera se les entusiasmaba fácil. Sin embargo actualmente los alumnos comprenden mucho mejor las nuevas tecnologías y  los audiovisuales.

-¿Cuáles fueron tus primeras producciones audiovisuales?

Realizamos videos en Euskera para las Ikastolas con el grupo Kukubiltzo, grabaciones de registro para el Gobierno Vasco  y cuando estudiábamos.

-¿Qué te parece la iniciativa de Bilbao Centro. Bideobi?

Esto es algo fenomenal, cuantas más plataformas para mostrar toda la efervescencia creadora pues muchísimo mejor. además es una buena manera de motivación.

-¿Cómo ves el cine actual?

El modo de distribuir las películas va a cambiar. Esto de pagar una entrada por ver una película en una sala oscura se acaba. Subsistirá como han subsistido otras artes como la Ópera. Pero el cine lo veremos en otros formatos, otras pantallas y con una evolución importante.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=ojRbQIqexGE]

Momentos después de la entrevista, la sede de Bilbao Centro se fundió a negro mientras Patxi acompañado por un séquito de amigos, artistas, alumnos y un público curioso se preparaban para dejar volar la imaginación y las sensaciones mágicas del cine.

Recommended Posts
Comments
pingbacks / trackbacks

Leave a Comment