PAULA RUIBAL “Un taller de luz”

Bilbao es una bonita ciudad, siempre la he identificado con la maternidad, pues la ría me parece un cordón umbilical que la conecta con el mundo y el espacio

Su ubicación favoreció la industrialización de finales del siglo XIX y principios del XX y con ello el desarrollo económico.

Este crecimiento, que en realidad se produce en muchas ciudades de Europa, hace que la vidriera resurja como un arte decorativo ligado a la nueva Burguesía,  “allí donde existía una enriquecida burguesía, se necesitaba un arte elegante y de mayor calidad”.

Debido a este crecimiento y al impulso del catolicismo tras el concilio vaticano de 1869, en Bilbao al igual que en otras provincias del estado como Cataluña o Madrid se restituyen programas de vidrieras , como las de la Catedral de Santiago, aquí se optó por un programa sobrio basado en la disolución del color a través de las vidrieras de grisalla, estableciendo una atmosfera nebulosa y misteriosa. Tenemos que tener en cuenta que cuando Pierre Gustave Dagrand proyectó las vidrieras de esta iglesia, no había luz eléctrica en ella, con lo cual las humaredas tenían que ser constantes y los rayos de luz campar a sus anchas por las naves “todo un espectáculo visual”.

Este revival de las vidrieras no se produjo solamente en relación a las antiguas Iglesias, sino que se extendió a las de nueva construcción como la de San francisco de Asís, popularmente conocida como la “quinta parroquia”, equipada con vidrieras neogóticas de la casa alemana, Mayer&Zetter, que contienen escenas iconográficas de vivos colores dentro de marcos arquitectónicos rodeados de frondosa naturaleza, es como si a través de la penumbra nos acercásemos a un claro del bosque en primavera.

Estos programas realizados en su mayoría por  talleres extranjeros ( pues en España no había talleres capaces de realizar nuevas vidrieras ) entienden la vidriera como un riguroso ejercicio académico, las formas, los modelos y las proporciones de las figuras son clásicas.

El desarrollo descrito no fue solamente vinculado a la arquitectura religiosa, sino que también formo parte del intenso renacimiento de las artes decorativas en la arquitectura civil. Es aquí donde la vidriera Bilbaina alcanza un desarrollo impresionante, como arte desentendido de la función exclusivamente religiosa. En esta nueva andadura acorde a las tendencias artísticas de la época, la vidriera aparece con nuevas formas y nuevos estilos. Muchas de estas vidrieras han desaparecido bajo los escombros de la arquitectura que las concibió, empresas, chalets…pero otras no, otras, aun nos cautivan con su luz y color dejando testimonios tan bonitos como el Art-Nouveau de las vidrieras de Bidebarrieta, el ensueño de la cúpula que se encuentra en La Bilbaína, que como dice el crítico de Arte Maurizio Fagiolo “la cúpula es la apertura infinita al cielo y a la vez circulo mágico que guarda y protege los secretos de la humanidad”,  las evasivas vidrieras en blanco y negro del Hotel Carlton y multitud de vidrieras más que no caben en éste articulo.  Desde el clasicismo hasta las nuevas vanguardias la vidriera ejercerá diferentes lenguajes dependiendo del emplazamiento y juntas forman un importante legado en nuestra ciudad.

Si te interesa saber más sobre las vidrieras y las artes decorativas en vidrio puedes visitar mi taller en la Calle José Maria Escuza nº18 – 5ºpl, aquí enseño como se hacen las vidrieras a la manera antigua y también las famosas lámparas Tiffany, así como multitud de objetos de decoración en vidrio. Además  puedes concertar una visita guiada para ver las vidrieras mas representativas de Bilbao o hacer la visita por tu cuenta…aquí te dejo una pista de que ver.

Recomiendo visitar:

Museo de reproducciones, estas vidrieras son Normandas, el artista en cuestión se formo en la escuela de bellas artes Rouen.

Mercado de la Ribera, la luz de las vidrieras, fundamentales para entender el espacio.

Catedral de Santiago,  autor Dagrand de Burdeaux, este hombre fue un verdadero artista, la vidriera puesta al servicio de la espiritualidad. Apasionantes.

Biblioteca de bidebarrieta, anónima, derrocha romanticismo y exotismo. Es fabulosa por bonita y por poseer varias técnicas de ejecución.

Quiosco del Arenal, Art Nouveau y clasicismo.

Abando, la vidriera como gran cartel propagandístico del régimen de franco.

Si quieres informarte más sobre las actividades que ofrezco visita mi pagina web: www.paulamonicabetanzos.com

Recommended Posts

Leave a Comment